El diablo en los detalles y el terror de Black Sabbath

Black Sabbath“O what a black, dark hill is yon,
“That looks so dark to me?”
“O it is the hill of hell,” he said,
“Where you and I shall be.”
— “The Daemon Lover”, balada tradicional escocesa.

“Now I have you with me under my power
“Our love grows stronger now with every hour
“Look into my eyes you’ll see who I am
“My name is Lucifer please take my hand”

— “N.I.B.”, Black Sabbath.

Escuchar los primeros seis discos de Black Sabbath es escuchar la experiencia de cualquier persona común que se ha metido con el mal y no sabe como deshacerse de ello, aún si no lo haya buscado deliberadamente. Sus canciones no sólo hablan de figuras ocultas que representan una amenaza abstracta, también hablan de la guerra, la muerte, las drogas, los brabucones y hasta los pinches cambios que la vida trae con el paso de los años. Black Sabbath habla de sentirse indefenso ante lo que la vida te avienta. Lo que Geezer Butler (el principal letrista de la banda) y Ozzy traen al presentar estos temas es la reacción que cualquier persona común puede tener: Pánico, frustración, añoranza e incluso rogar a dios por nuestras vidas.

Sin embargo, Black Sabbath fueron mayores por darle voz al pavor de lo desconocido y las sensaciones que dejan. Fueron a través de las guitarras de Tony Iommi y los arreglos que la banda ha manejado para representar los horrores de la vida, palpables o sobrenaturales, en los que se puede ver la interacción entre quien porta la letra y lo que está viendo frente a él o ella. Es por lo que han sido una presencia constante en la música internacional, por lo que aún siguen siendo tan impresionantes, por lo que gente como Xiu Xiu o The Mountain Goats, artistas que suenan poco o nada a ellos pero tienen esa (ocasional) sensación de perdición y pesadez, los consideran unas de sus inspiraciones principales.

Black Sabbath tenían muy pocos contemporáneos en el tema de las letras. Si ponemos atención, el redescubrimiento del folk en Inglaterra unos pocos años antes del debut de Sab sirvió como una pequeña revolución en la música. Artistas como Nick Drake, Fairport Convention y Pentangle tomaban cancioneros que fueron recopilados de forma verbal, de generación en generación, de pueblo en pueblo, e hicieron sus propias versiones de baladas celtas, sajonas y demás. Led Zeppelin tomaron algunas de estas influencias y les inyectaron sombras estilo Tolkien, pero Black Sabbath pudieron rescatar la sensación que los autores originales tenían cuando describían las desgracias y los encuentros con el diablo. Más que eso, supieron traducir esas sensaciones en riffs de guitarra. Últimamente he estado escuchando mucho la versión de “House Carpenter” que Pentangle hicieron en su disco Basket of Light. La versión original de esta canción lleva el título de “The Daemon Lover” y cuenta una historia trágica pintada en tonos del bien dejándose seducir por el mal. En ese sentido, “The Daemon Lover” es más pesada que cualquier cosa que Black Sabbath haya escrito, pero utiliza una narrativa muy similar y, sobre todo, un mensaje muy cercano a (en este caso) “N.I.B.”

Sabbath no representan el mal, representan nuestra percepción de este concepto y cómo nos puede llegar a sentir destrozados por lo que está contra nosotros. No son los horrores de los humanos, es la frustración ante lo inevitable por lo que tememos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s