Más allá del bien y la diarrea

Me decepciona mucho la actitud de todos, pero sobre todo la de los integrantes de Jackass, ante la muerte de su integrante Ryan Dunn, no porque no deberían estar tristes por la trágica muerte de su amigo, eso es perfectamente normal. ES una ocurrencia triste, pero si alguien se debería estar cagando (literal) de la risa por esta situación, son la gente de Jackass.

Recientemente, Roger Ebert comentó en Twitter sobre manejar borracho (la causa de la muerte de Dunn), y Bam Margera se ofendió y yo solo trato de entender esto, que un tipo que se anda tomando el tiempo de estar tuiteando sobre sentirse triste por su amigo, mientras se ha hecho famoso por atentar contra su cuerpo y salud. No juzgo, pero no entiendo como pueden juzgar.

Nunca fui fan de Jackass, no entendía por qué era gracioso lo que hacían. “Oh mira, están tomando leche bronca y vomitando porque no pueden más. Ahora se están engrapando las nalgas; se ve doloroso”. Y mucho menos sentía empatía por ellos; me caían mal, pues, sobre todo Johnny Knoxville y Bam Margera (que ahora recuerdo, alguna vez fue celebridad) por ser insoportables (o jackasses, como diría en inglés). No tengo un lazo emocional como “fan” y muchísimo menos personal, por lo que veo esto con una perspectiva muy fría y, de entrada, lo que escribiré se debe tomar en cuenta que el hijo, hermano y amigo de mucha gente murió y esto es muy triste para todos los involucrados, aunque pierde puntos de tristeza por manejar a una velocidad muy por arriba del límite y borracho al estar con un pasajero que también murió. Pereció por su propia mano.

Jackass es de esas cosas que definen nuestro tiempo, que aunque parecieran salidos de esos video aficionados donde la gente se accidenta para ser transmitidos en la televisión para ser votados como de los “videos más graciosos”, la plena verdad es que tienen un nivel existencial más allá de esta percepción. Ellos escogían ser torturados y explotados para…¿Qué? Uno pensara que fama, pero cualquier investigación superficial saldrá que los involucrados en Jackass hacían esto mucho antes que MTV los catapultara. La respuesta más corta a la que he llegado, sin conocerlos o investigar si han dicho por qué hacen lo que hacen, es para sentirse vivo encarando a la muerte tanto como puedan para reírse en su mugrosa y apestosa cara.

Sin respeto a la muerte al maltratar sus cuerpos de las maneras más estúpidas, ¿Cómo no reír que uno de ellos murió al manejar borracho? Qué oso que no fue durante la filmación de Jackass 3D en algo más estrafalario. Al romper el círculo ¿Ryan Dunn ganó el juego? ¿Ganó Jackass? ¿Ganó a la vida?

Al cabo, Jackass resultó un producto más de las grandes casa de producción, seguros aunque aparentaban peligro y humanos, llorando por la perdida de su amigo en vez de llevarse el féretro y bajar rápido por la nieve de una montaña.

Fuera del sentimentalismo y la humanidad que llega cuando fallece una persona apreciable (o, más bien, querida), la muerte es algo que ha hecho dudar, soñar y teorizar al ser humano. No sabemos que sucede cuando el cuerpo deja de funcionar, lo que nos genera preguntas sobre la espiritualidad, los propositos de la vida en este mundo. Los “¿Por qué?”s y “¿Por qué a mi?”s. ¿Qué mejor que una bola de güeyes que (aparentemente) le tenían cero respeto al más allá para enfrentarlo de una manera filosófica. Si no encontramos respuestas, por lo menos hubieramos podido generar preguntas más interesantes.

La verdad es que resultaron muy nenas. RIP Ryan Dunn, estás cogiéndote a burros en el cielo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s