RESEÑA: The Twilight Sad – Forget the Night Ahead

OOOOO

Es increible pensar que este apenas es su segundo disco de estudio, esta gran banda de Escocia da un paso fuerte, bien marcado y totalmente repleto de canciones chingonas.

Para empezar, el sonido de los Twilight Sad es uno que es melódico sin ser pop, con una sección rítmica fuerte y decidida, más guitarras muy psicodélicas y ruidosas a la usanza de My Bloody Valentine, Spacemen 3, etc. sobre las que el vocal James Graham proclama cosas deprimentes en una voz melódica y grave sin ser muy grave pero si expresando la solemnidad de las letras. Se siente como algo en el vecindario de Joy Division sin llegar a sonar derivativo o fusil mientras mantienen una sensación emotiva chance hasta más sofisticada que Ian Curtis y secuaces, ciertamenhte más “contemporanea” con esas guitarras bien Kevin Shields; es música cantable oscura, guiadas por el bajo, con una batería tribal pero seca con guitarras que acentuan más que nada y un vocalista que nos da lo que siente sin gritar o estar desmotivado, solo cantándolo. A diferencia de…digamos…Interpol, TTS sabe a que hora buscar otros caminos en la música y sobre todo, encontrar su propia voz.

La otra cosa que resalta bien cabrón de Forget the Night Ahead, de hecho de toda la música de los Tristes Crepúsculos, es la sensación completamente escocesa que evocan sin ser cliché (o sea, no sacan gaitas ni hablan del Monstruo del Lago Ness); la voz, las letras, el bajo y otros elementos suenan inspirados por Arab Strap, sin que traten de emular el spoken word psicóticosexual de Aidan Moffat o las capas sampleadas de Malcolm Middleton, pero ESA esencia está allí. De igual manera, parte de como están hechos los riffs y algo de los sonidos de las guitarras recuerdan a Mogwai, ese algo que separa a Mogwai (sin contar la influencia o quién salió antes que quien) de, no sé, Explosions in the Sky o Mono o Pelican inclusive; un tipo de seclusión, de soledad que se tiene, de frialdad pero a la vez de melancolía, de depresión que, dependiendo del momento, puede sonar trivial o mortal, sin sonar opresivo, que invita a que lo cantes con ellos. Invita a sufrir juntos mientras ríen en una ronda más de tragos.

Al final de todo, hay canciones chingonas en este disco. De a montón. Los coros resaltan aunque no son los más pegajosos del mundo, pero si a la segunda escuchada puedes cantarlos y todo; sin mencionar la textura sonora que se avientan estos güeyes con elementos puramente de rock; nada de producción clavada, nada de orquestas; solo guitarras, bajo, batería, voz y el ocasional teclado. ¿Cuál rola destaca? Mejor pregunten cual no, neta todas integran el álbum en una secuencia excelente, pero casi todas pueden ser escuchadas aparte y se escucharían chingonas sin estar en el contexto del disco. “The Room” es probablemente la que más me mueve por el momento, pero sí es madrazo tras madrazo como va a pasando cada rola.

Simplemente, una de las mejores, más profundas colecciones de canciones memorables excelentemente bien escritas, arregladas y grabadas que conforman uno de los mejores, más profundos discos memorables de todo el año.

============================

============================
Fat Cat Records
Página Oficial
Myspace
Fan Site
============================

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s